Podemos-Equo Xixón reivindica una apuesta decidida contra la contaminación del aire 

Yolanda Huergo, portavoz de Podemos-Equo Xixón, ha recordado ayer que «la estación de medición de contaminación del aire en la zona de El Lauredal no es fija porque no ha habido voluntad política para reconocer que sus datos son los más precisos -y los más graves- que deberían servirnos para transitar hacia una política ecológica y medioambiental radicalmente diferente», a lo que añadió que «no podemos ignorar las demandas de la ciudadanía en temas que perjudican la salud como la contaminación atmosférica». A ese respecto, la formación señala que la estación de El Lauredal, además de ser fija debe estar incluida en la red del Principado de Asturies, lo que permitiría activar los protocolos anticontaminación en caso de necesidad, además de tener en cuenta esos datos a nivel estatal y europeo.

La formación se refería así a la reunión de asociaciones vecinales de la zona que reivindican una mayor acción en la materia, al sentirse abandonadas de las administraciones autonómica y local. «Entendemos perfectamente lo que sienten y demandan estas asociaciones y desde la oposición vamos a trabajar porque la política medioambiental de Xixón sea una referencia y una apuesta de futuro», explicó la portavoz, quien señaló al actual equipo de gobierno como «continuista en su tibieza frente a la contaminación: vamos a acabar el verano sin Observatorio de la Playa (o como lo quiera llamar la señora González) y ante los picos del sínter de Arcelor de este verano, visibles para todas y todos los vecinos, no se ha hecho absolutamente nada». 

Ante el inicio del estudio del Instituto de Salud Carlos III al respecto de cuál debería ser la ubicación definitiva de las estaciones de medida, la coalición morada y verde se muestra expectante: «ojalá el estudio ponga fin a cualquier discusión sobre la ubicación de las estaciones: no vale la política de Ana Botella en Madrid, enviar los medidores a la Casa de Campo y sacarlos de las zonas más contaminadas. Necesitamos un medidor fijo en la Zona Oeste que sea incontestable y que nos diga qué hace o no hace la industria, para poder emprender políticas que pongan en el centro la salud de las vecinas y vecinos», añadió Huergo.